«

»

Mar 22

Menos sal, más salud

volante reduccion menos salDel 20 al 26 de marzo se celebra la “Semana Mundial de sensibilización sobre la Sal 2017”, con el fin de instar a la población a consumir menos sal.

En pequeñas cantidades el sodio que aporta la sal es esencial para el buen funcionamiento del cuerpo, sin embargo su consumo en exceso  puede ser muy perjudicial para la salud.  Consumir mucha sal aumenta considerablemente el riesgo de desarrollar hipertensión arterial, condición que afecta a casi el 50% de la población paraguaya, y que predispone a desarrollar otras enfermedades como el infarto y los accidentes cerebrovasculares. Un consumo excesivo de sal también puede afectar  la función de los riñones y del sistema respiratorio, elevar  el riesgo de osteoporosis y de algunos tipos de cáncer como el de estómago.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda un consumo diario de menos de 5 gramos de sal (lo que equivale a una cucharadita) incluyendo la sal proveniente de los alimentos y bebidas. Sin embargo, en Paraguay se consume más del doble de la ingesta máxima recomendada.  La problemática no es exclusiva de la población adulta, ya que el riesgo de hipertensión arterial asociado al consumo de sal se inicia precozmente en la vida, incluso en la etapa preescolar, afectando la salud del futuro adulto.

La buena noticia es que el consumo excesivo de sal es un hábito que se puede modificar adoptando un estilo de vida saludable. ¿Cómo podemos hacerlo?

  • Leyendo las etiquetas con la información nutricional de los alimentos, de manera a elegir aquellos con menor contenido de sodio.
  • Prefiriendo los alimentos frescos como las frutas, verduras, legumbres, en lugar de los procesados y enlatados, ya que de esta manera se eligen alternativas más saludables.
  • Retirando el salero de la mesa y evitando el hábito de salar incluso antes de probar las comidas.
  • Eligiendo el limón, las especias y las hierbas naturales como condimento de las comidas y a la hora de cocinar, en lugar de las salsas envasadas, caldos en cubo, salsa de soja, etc, que tienen un alto contenido de sodio en su composición.

Acostumbrar al paladar a consumir alimentos menos salados es un proceso que lleva aproximadamente un mes, y que puede otorgar grandes beneficios a la salud durante toda la vida.

Más información:

Dirección de Vigilancia de Enfermedades No Transmisibles,

 Lic. Catherine Turnes

021222013