Politica Promocion de Actividad Fisica

politica de promocionFundamento y Marco Legal.
La formulación de la Política Nacional de Promoción de Actividad física con enfoque en el ciclo vital, surge como resultado del compromiso contraído por nuestro país en el marco de la 57 ° Asamblea Mundial de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en mayo del 2004.

En dicha Asamblea se aprobó por resolución WHA 57.17 el documento “Estrategia Mundial de la Organización Mundial de la Salud sobre alimentación, actividad física y salud”, en respuesta a la preocupación de los Estados Miembros por los altos índices y por la predicción de crecimiento de las Enfermedades no transmisibles (ENT) para el 2020, especialmente en los países en desarrollo, situación que generará aún una carga social más pesada en la Salud Pública.

La Estrategia Mundial de la OMS aborda dos de los principales factores de riesgo para las ENT constituidos por el régimen alimentario y actividad física y es el producto del trabajo colaborativo tanto de organismos gubernamentales como privados además de expertos independientes de las seis regiones integrantes de la OMS.

Las principales ENT dada por las afecciones cardiovasculares, cáncer, diabetes y las enfermedades respiratorias representó el 60% del total de 56 millones de defunciones prematuras y del 47 % de la carga mundial de morbilidad en los países en desarrollo en el año 2001, estimándose que antes del 2020 los incrementos serán del 73% y el 60% respectivamente.

La carga de mortalidad, morbilidad y discapacidad atribuible a las ENT tiende a aumentar en los países en desarrollo, donde las personas afectadas son en promedio más jóvenes que en los países desarrollados.
Estas cifras son determinantes de la llamada transición epidemiológica de las enfermedades, representando actualmente la primera causa de mortalidad desplazando a las de causas infecciosas, patrón evidenciado en la actualidad en los estratos sociales con recursos deficitarios de los países desarrollados y en los países en vías de desarrollo como el nuestro.

En Paraguay, la carga de enfermedades se caracteriza por la doble carga, una representada por las ENT con su contingente de discapacidad y mortalidad temprana y la otra conformada por las de etiología infecciosa y ambientales que aunque muchas de ellas están siendo yuguladas por las campañas continuas de
9 vacunación y lucha de erradicación de vectores, aún siguen ocupando un fuerte foco de preocupación a nivel de la Salud Pública.

Según datos de la OMS las proyecciones para el año 2020 las cinco enfermedades no transmisibles que producirán mayor carga en la Salud Pública a nivel mundial serán en el siguiente orden, la enfermedad coronaria, depresión mayor, los accidentes de tránsito, accidente cerebro vascular y enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

Ante esta situación mundial y nacional surge la necesidad de elaborar la Política de Promoción de Actividad Física con enfoque en el ciclo vital para el periodo 2012-2022, su implementación posibilitará contar con un instrumento clave para el desarrollo de las Estrategias de Prevención y Control de las ENT.

La Asamblea General de las Naciones Unidas de setiembre del 2011, marcó un hito pues se aprobó la Declaración Política sobre la Prevención y el Control de las Enfermedades no Transmisibles, firmada por los Jefes de Estado y de Gobierno y representantes de los Estados y gobiernos miembros.

Entre los puntos más resaltantes mencionamos los siguientes:

 Se reconoce que la carga y amenaza mundial de las enfermedades no transmisibles constituyen uno de los principales obstáculos para el siglo XXI, que socavan el desarrollo social y económico en todo el mundo y pueden aumentar las desigualdades entre países, poniendo en peligro la consecución de los objetivos de desarrollo convenidos internacionalmente.

 Se reconoce que la participación y el compromiso de todos los sectores de la sociedad son esenciales para generar respuestas eficaces que fomenten la prevención y el control de las enfermedades no transmisibles.

 Que las enfermedades no transmisibles más destacadas están relacionadas con factores de riesgo comunes como el consumo de tabaco, el abuso del alcohol, una dieta malsana y la inactividad física.

 Promover la ejecución de intervenciones multisectoriales eficaces en función a los costos en beneficio de toda la población para reducir los efectos de los factores de riesgo comunes de las enfermedades no transmisibles.

 Alentar la elaboración de políticas públicas que creen entornos equitativos de promoción de la salud que empoderen a las personas, a las familias y a las comunidades para que adopten decisiones saludables y lleven vidas saludables.

Promover la aplicación de la Estrategia Mundial de la OMS sobre el Régimen Alimentario, Actividad física y Salud introduciendo políticas y medidas encaminadas a promover dietas sanas y aumentar la actividad física de toda la población, incluso en todos los aspectos de la vida cotidiana, por ejemplo dando prioridad a clases de educación física periódicas e intensas en las escuelas, la planificación y reestructuración urbanas para el transporte activo, el ofrecimiento de incentivos para que se ejecuten programas sobre estilos de vida saludables en el lugar de trabajo y la mayor disponibilidad de entornos seguros en los parques y espacios de recreación públicos para alentar la actividad física.

Otro documento que propone la intervención en los Factores de riesgo y específicamente en la Actividad física es la Carta de Ottawa firmada en 1986 conceptualizó el nuevo y amplio enfoque del término “Salud” que abarca todo lo concerniente a las personas y comunidades en sus diferentes ámbitos de desempeño así como promover la autonomía y empoderamiento de las comunidades para mejorar su calidad de vida.

De esa manera la salud se crea y se vive en el marco de la vida cotidiana, en los centros de enseñanza, de trabajo y de recreo. A los grupos sociales y profesionales y al personal sanitario le cabe la responsabilidad de actuar como mediadores a favor de la salud.

En base a estos compromisos internacionales y la situación actual de las ENT en nuestro país, se desarrolla la Política de Promoción de Actividad Física con enfoque en el ciclo vital para el periodo 2012-2022, que se fundamenta en una doble perspectiva ya que por un lado relaciona la Actividad Física con la Salud como resultado desde la concepción terapéutica-preventiva, convirtiéndose la Actividad Física en un medicamento para prevenir y curar numerosas enfermedades no transmisibles, y por otro lado la relación entre Actividad Física y Salud concebida como proceso desde la percepción subjetiva de salud que redunda en el bienestar psicosocial con generación de calidad de vida de las personas y la población en general, brindando así oportunidades para el desarrollo de sus potencialidades. De ésta manera ésta segunda concepción de la Actividad Física está orientada al referente cualitativo de la salud, con carácter inclusivo y participativo.

Desde ésta doble perspectiva de la Promoción de la Actividad Física y la situación de pesada carga social de la Salud Pública en nuestro país es asumida como un desafío y una oportunidad valiosa para generar múltiples situaciones de cambios conductuales y ambientales saludables. De esta forma se espera reducir en un alto grado en el próximo decenio el impacto de la pesada carga social de la actividad física en la salud pública.

Además de los documentos internacionales que sostienen esta inversión e intereses sobre la Actividad física, existen otros documentos nacionales, algunos interinstitucionales y otro de carácter interno, que sirven de bases legales a la formulación e implementación intersectorial de la Política de Promoción de Actividad Física con enfoque en el ciclo vital.

Para acceder a todo el material clic en el siguiente enlace Politica de Promocion de Actividad Fisica