Protector solar un aliado en las cuatro estaciones del año

La aplicación del bloqueador solar o protector está recomendada para protegerse de los efectos dañinos del sol sobre la piel, entre ellas manchas, arrugas prematuras y, lo más importante, cáncer de piel. Así como, del brillo de las pantallas electrónicas, que también pueden producir manchas.

El astro rey brinda energía,  vitalidad, estimula la síntesis de vitamina D, la producción de melanina entre otros, pero la exposición debe siempre manejarse con cautela por las radiaciones que emite. 

La exposición inadecuada a los rayos de sol puede generar quemaduras, golpes de calor que pueden llevar al desvanecimiento, incluso predisponer al desarrollo de cáncer de piel. El sol es también, un agente externo que puede envejecer la piel de manera prematura, la radiación ultravioleta UV produce daños en el cutis, daña el colágeno y la elastina de la dermis, lo que desemboca en arrugas, provoca la pérdida de densidad y favorece la aparición de manchas en la piel. 

El protector solar es un aliado como crema antiedad, puede ser utilizado todos los días y, especialmente, en los momentos de exposición al sol. Por ello, se recomienda la utilización de un protector solar que evite el fotoenvejecimiento cutáneo, no solo en verano, sino durante todo el año. Puesto que, el colágeno y elasticidad de la piel, también pueden verse comprometidas por la luz que emiten los dispositivos electrónicos como la pantalla del celular y la luz infrarroja.

A fin de prevenir los efectos nocivos que pueda provocar la exposición solar prolongada, la cartera sanitaria recomienda evitar exponerse al sol de 10:00 a 17:00, horario en que los rayos del astro rey se encuentran muy fuertes, y la utilización de un protector o bloqueador solar de rango amplio con SPF 30 o más (factor de protección solar). La aplicación se debe repetir cada 2 a 3 horas según indicación del producto. 

En este contexto, la dermatóloga, Dra. Olga María Aldama, del Centro de Especialidades Dermatológicas del MSPBS, recordó que los medios físicos como camisas mangas largas, sombreros, sombrillas y lentes ayudan como protección solar.

 Así también, resaltó que, los niños menores de 2 años no deben exponerse al sol y manifestó que el bronceado está contraindicado, así como las camas o duchas solares, que son mucho más dañinas, ya que la radiación llega de forma más directa a la piel.

Un protector solar de amplio espectro con SPF 30 o más alto es importante, pero no debe ser la única defensa contra el sol. Para obtener la mejor protección, póngase a la sombra y use ropa, un sombrero de ala ancha y gafas de sol.