La seguridad y el cuidado del paciente son fundamentales y se pueden combinar con diversión

A Johnny le gusta el baile y a su doctora también. Entonces nos regalan unos pasitos para que todos podamos acompañarlos en la distancia.
Medicación, pruebas de laboratorio, exámenes y estudios que implica una internación son más llevaderos cuando al proceso se puede sumar un toque de entretenimiento y buena onda.


Todos los pacientes son diferentes, a Johnny le gusta el baile, se trata de un talento que adquirió de la madre, comenta la Dra. Belén Giménez, residente de pediatría de tercer año del Hospital Pediátrico “Niños de Acosta Ñu”. 

El baile logró crear un vínculo de armonía entre el personal de salud y el profe Johnny –título otorgado por médicos y enfermeras.  Tras el vídeo que se hizo viral, la Dra. Belén menciona que es distinta la evaluación cuando el paciente colabora durante la examinación, pues ello permite un buen diagnóstico y seguimiento del tratamiento.

Los niños desean jugar y socializar con otras personas; cuando se encuentran internados, cumplen una rutina de horarios de medicación, pruebas de laboratorio, exámenes y estudios. La seguridad y cuidado del paciente es fundamental durante el proceso de tratamiento, sin embargo, la diversión no debe estar exenta de la rutina, así lo entendió la madre del niño que solicitó a la doctora ser alumna de baile del “profe”.